TESINAS PROMOCIÓN 2010-2012    
       

FIORENZA ALVITI


Directora de Tesina:
ESTHER REYES MELIAN
Psicóloga, Psicoterapeuta
Terapeuta en Biogestalt

Del desarrollo evolutivo a la práctica clínica.
El equilibrio entre Dependencia e Independencia

El paso de la dependencia a la autonomía puede ser representado por un viaje que todos emprendemos a lo largo de nuestra existencia. Algunos recorren el trayecto sin grandes altercados y de forma saludable, llegando finalmente a su destino o quedándose bastante cerca. Otros se bajan demasiado pronto del tren y es necesario que, en algún momento de su vida, vuelvan a subirse y recorran el trayecto que les falta para alcanzar la madurez plena individual y social. En el caso de la polaridad Dependencia/Independencia, la Tercera Fuerza Resultante (a la que se refiere la literatura del Cuarto Camino, 1957, Peter Demian Ouspensky, 1878-1947) es la Interdependencia, un centro magnético donde emergen las dos cualidades que contiene la polaridad según el momento vivido. El Propósito de este Trabajo es un tema central en mi vida, un asunto pendiente que siempre me acompaña. La mayor dificultad para mi es encontrar un equilibrio entre las dos tendencias principales de mi comportamiento, Dependencia e Independencia, dado que para mí es habitual el paso brusco de una actitud a su polo opuesto. He tratado el tema de cómo se balancean los dos extremos opuestos alternándose hacia la tercera fuerza central, la Interdependencia, para comprender un poco más dónde y cómo se ha ido construyendo mi coraza caracterológica, lo fenomenológico de mi proceso. En definitiva, para continuar haciendo lo comenzado en mi experiencia formativa y terapéutica, junto a la mirada de la Biogestalt. Mi propósito al escribir esta Tesina ha sido seguir de cerca el movimiento dinámico del carácter Oral. En particular, en cómo se construyen sus mecanismos defensivos básicos, que van de la sobre dependencia, donde se espera que el apoyo venga de fuera y cuesta creer en la fuerza interior, a la contra-dependencia, donde no se confía, no se pide, no se cae en situaciones en que se pueda depender de otro. Esta Tesina ha supuesto un verdadero Trabajo para mí, para observar mi Mecanismo Defensivo más usado: la contra-dependencia. También para entender cómo se han generado las distorsiones entre las dos polaridades dependencia/independencia y cómo se sostienen. 2 El proceso de elaboración de esta Tesina me ha sido útil además para reforzar la Tercera Fuerza integrante que la Biogestalt llama Interdependencia. La interdependencia se define como dependencia recíproca, y es éste el carácter que quiero subrayar, pues lleva implícita la noción de autonomía, libertad, intimidad e igualdad. Es un tipo de relación en el que ambos miembros de la diada crecen y se enriquecen por y gracias a esta relación. Ser dueños de nuestras repuestas, significa responsabilizarnos de manera consciente y voluntaria, frente a responder de forma mecánica o condicionada por la educación, sin conciencia, a través de la polaridad con la que nos hayamos sentido más identificados. He comenzado perfilando el concepto de Carácter, cómo se origina y cómo se sostiene. Puede definirse este concepto como fundamental, dado que del desarrollo armónico del carácter depende la manifestación individual de cada persona, y el devenir de la capacidad de darnos cuenta de nuestra propia vida, de tener consciencia de la vida, ya que es a través de su filtro cómo la percibimos. He seguido profundizando sobre la evolución del niño desde un estado dependiente hacia la autonomía personal, con la ayuda de algunas de las teorías evolutiva del comportamiento. Mi intención ha sido subrayar el gran valor y la fundamental importancia que tiene el primer vínculo afectivo que se establece entre madre e hijo durante la primera etapa de vida del niño en la que se encuentra en estado de dependencia absoluta. Además he querido desarrollar la idea de cómo en nuestra sociedad actual tiene mucho más valor el logro de la independencia y desvinculación respecto a la dependencia, educando a los niños en esta dirección y empujándolos demasiado precozmente a que se puedan valer por sí solos. De aquí he afrontado el tema de la masiva difusión actualmente existente del déficit de atención en los niños de hoy en día. De hecho… Para que se dé una buena separación, primero tiene que darse una buena vinculación. La buena individuación se consigue al tener sentimiento de conectividad, y las bases de la vinculación afectiva se establecen en el primer año de vida. Nuestra evolución y nuestro crecimiento son el resultado del contacto creador con el entorno. 3 En esta definición se nos recuerda que nuestra dependencia de los otros y viceversa es lo que nos hace crecer y evolucionar mutuamente. Soy transformada en mi contacto con lo diferente a mí, y soy, asimismo, transformadora del entorno cuando me entrego activa y voluntariamente hacia él. Este intercambio ata a la persona con el mundo de forma mutua y compleja, necesaria y beneficiosa para el crecimiento individual y grupal de la raza humana. Pero esta atadura da sentido a ambos elementos del campo. La "necesidad de consideración", en el sentido de "ser mirado" por el otro que introdujo Jean-Jacques Rousseau (Filosofo, 1712-1778), ha encontrado en la psicología moderna su confirmación. La mirada del padre o de la madre es el primer espejo en el cual el niño se ve. Es la mirada que me reconoce, que me da la existencia. Supone la adquisición de la conciencia del otro (el que me mira) y de mí mismo (aquel que es mirado). Es como decir, "me ven luego existo". Entonces he profundizado en el concepto de “Distorsión” con respecto a la evolución sana del niño, comenzando por las fijaciones caracterológicas hasta llegar a las más graves patologías. Cuando el proceso de desarrollo evolutivo del niño se interrumpe en algún punto y no procede de forma natural, puede tener repercusiones en la emancipación personal y en la instauración de la identidad propia. Si en la familia no se establece primero un apoyo adecuado y más tarde un manejo adecuado de los límites que proporcionar al niño, eso puede generar distorsiones neuróticas que se expresan en comportamientos disfuncionales y que pueden evolucionar en patologías, con el desarrollo de adiciones por un lado y de conductas antisociales por el otro. Otro objetivo ha sido generar un paralelismo entre el proceso evolutivo del niño y el que se desarrolla en la práctica clínica, y profundizar en cómo se desenvuelve el paciente en el paso de su terapia personal, desde cuando llega en estado dependiente hasta cuándo se va supuestamente descansando en mayor grado en su propia autonomía. La gestación de esta Tesina me ha ayudado a definir mi nueva forma de mirar al mundo en este momento, aquí y ahora, como fruto de la elaboración de todo este Trabajo vivencial-emocional e intelectual. He podido así acercarme a Anitya: La Impermanencia, que define la continua búsqueda de un equilibrio que cambia incesablemente entre las dos tendencias principales de mi comportamiento, Dependencia e Independencia. Entender y asumir este concepto, ha sido fundamental para que se genere un cambio en la dinámica oral de mi carácter. He logrado entender la inutilidad y el 4 daño que me hacía apegarme a un sentimiento o una persona, que por sus propias naturalezas cambian continuamente, siguiendo el fluir incesante de su existencia. Me he dado cuenta de que la conciencia de que la realidad es impermanente es la clave para salir del sobre apego y de la dependencia que caracterizan el carácter oral. Buda asumió de una forma diferente el sufrimiento al descubrir que el sufrimiento no es intrínseco al mundo de temporalidad sino que el sufrimiento ocurre cuando nos apegamos. Una vez dejemos de estar apegados, el sufrimiento terminará. Ninguna cosa, incluida la existencia humana, posee una sustancia verdadera, lo que implica que nada es permanente y que nada es independiente por completo del resto de las cosas. En otras palabras, todo lo que existe en el mundo está interconectado y en un fluir constante. Por tanto, una correcta apreciación de esta idea nos libera del sufrimiento causado por nuestro ego, nuestro apego y nuestra resistencia al cambio y a la pérdida. El Trabajo continuo que me propongo ahora es focalizar mi Atención en la práctica del desapego, en la constante búsqueda de equilibrio entre dependencia e independencia. Justo ahora estoy en otro importante proceso de gestación, esta vez de una nueva vida, la de mi primer hijo, la luz y alegría de mi existencia. Esta preciosa y única experiencia me está ayudando a practicar el pase natural entre apego y desapego. En este momento estoy apegada a mi bebé, dentro de muy poco tendré que desapegarme dando a luz, para volver a apegarme otra vez durante la primera fase de su existencia, en que estará totalmente dependiente de mí y de su padre, y volver a desapegarme cuando empiece su crecimiento de forma más independiente, y así… para toda la vida. Finalmente, puedo concebir la impermanencia como un camino hacia la liberación. Una vez seamos capaces de ver la impermanencia claramente, empezaremos a ver que a nada de lo que existe nos podemos apegar. Con esto en mente, empezamos a relajarnos y a ver la realidad ante una luz más fluida. Esto además puede liberarnos. De acuerdo con Ajahn Chah (Monje tailandés, un maestro de la escuela de Budismo Theravada, 1918-1992), “Si dejas ir un poco, tendrás un poco de paz. Si dejas ir mucho tendrás mucha paz. Si dejas ir completamente, tendrás paz completa.” 5 LAS COSAS QUE NO DURAN MUCHO SON LAS MÁS HERMOSAS: UNA ESTRELLA FUGAZ, LOS FUEGOS ARTIFICIALES. JUSTAMENTE PORQUE CARECEN DE YO, SON MÁS HERMOSOS.