TESINAS PROMOCIÓN 2010-2012    
       

JUAN ANIBAL CONEJO RODRÍGUEZ


Director de Tesina:
Antonio Asín

METANOIA:
El deseo de cambiar

Metanoia es una palabra griega y significa cambiar la mente en su significado más literal. 
Para mi la Metanoia es una fuerza muy poderosa en nosotros, es difícil explicar lo grande del concepto en palabras; estás toda la vida sintiendo una emoción negativa que derrochaba energía, una sanguijuela cada vez más y más poderosa. Y de repente una transformación interior te hace ver que no tienes porqué estar en esa situación.

Metanoia es pensar, sentir y moverse de una nueva manera. Esa nueva manera ha de ser útil y expansiva.
Para que la transformación sea posible primero hemos de observar todo lo que queremos cambiar, todo lo inútil. Lo que observé lo resumo en esta breve carta:

"Carta  al diablo:
Tu niñato engreído, pretensioso, absorbente, malhumorado, egoísta, celoso, envidioso, impaciente, falso humilde, sumiso, mentiroso, ignorante, estúpido, masoquista, perezoso, incapaz y cobarde.
Si no te presto atención enloqueces.
Si no te doy te inquietas.
Si no te alimento peleas.
Si no te limpio pataleas.
Si no conspiro te frustras.
Si no aguanto te autocompadeces.
Si no dudo te desesperas.
?Dime Diablo por qué estás aquí? ?Dime Diablo por qué estas en mí?
No vas a contestar pues cobarde es uno de tus nombres.
Te diré porqué estas en mí, estás como escalón hacia la luz."

En la tesina hablo de las autoobservaciones más influyentes en mi propia Metanoia, todos los momentos que pude separarme de mi mismo y coger una foto; con el paso del tiempo he ido adquiriendo un buen número de fotos que me han permitido realizar un collage, al cual acudo para desintificarme de mi cualidades caracteriales más amargas.
La metanoia cómo proceso en el que son necesarios todos sus estadios, el proceso empieza por el conocimiento; un conocimiento que en primera instancia nos ayudará a enfocar todas nuestras observaciones.
El segundo paso es la autoobservación, sabemos a dónde dirigir las observaciones y esto poco a poco nos da consciencia de nosotros mismos.
Así llega la mentira, observamos que somos una máquina, que no somos conscientes de nada y que si quitáramos las llaves del contacto el coche seguiría funcionando en dirección a la infelicidad.
Apoyados en el esfuerzo voluntario y en el autocompromiso nos vamos desintificando de nuestro carácter  para atrevernos a tocar el vacío.
La estancia en el vacío es dura por ser dolorosa, incomprendida y huida. Huimos de nuestro vacío, nacemos alrededor de gente que huye de su vacío; con el tiempo y sin saber porqué empezamos a huir de nuestro vacío y a  construir grandes muros alrededor. He aquí la incomprensión, ni siquiera sabemos porqué huimos de nuestra parte esencial; lo comenzamos a hacer por imitación y luego lo defendemos con la mayor de las fierezas. Y es dolorosa por la sensación de pérdida, a pesar de que los muros son totalmente inexistente nuestra sensación de perdida no lo es. Literalmente no tenemos suelo bajo nuestros pies.
Y es aquí dónde la metanoia cobra todo su sentido, en el paso de este vacío a un vacío fértil. Un lugar dónde comenzamos transformados, un lugar dónde somos sinceros por primera vez en mucho tiempo.
Por último hablo de la figura del terapeuta en relación a la metanoia.
Creo en el terapeuta cómo un guerrero de luz, una persona que lucha porque la consciencia entre en su vida y en la de los demás.

Un guerrero de luz no da consejos.
Un guerrero de luz no entra en discusión.
Un guerrero de luz trabaja por sí, para los demás y por el trabajo mismo.
Un guerrero de luz no traiciona.
Un guerrero de luz habla en los momentos precisos.
Un guerrero de luz evita la ambición y el éxito.
Un guerrero de luz lucha, lucha y lucha.
Un guerrero de luz no siempre tiene luz pero si las herramientas para llegar a ella.
Un guerrero de luz está lleno de voluntad.
Un guerrero de la luz es amigo de la paciencia y el silencio.
Un guerrero de luz sabe que la transformación es posible.
Un guerrero de luz no necesita ver para creer.
Un guerrero de luz sabe que lo más importante es la luz.
Un guerrero de luz es por siempre un guerrero de luz.