TESINAS PROMOCIÓN 2010-2013    
   

Mª LUZ ESTÉVEZ


Directora de Tesina:
Mercédes Estévez Méndez

PROFUNDIZANDO EN UN SUEÑO

Cuando, después de finalizar la Formación en Terapia Biogestalt y Dinámica Grupal y tras un proceso terapéutico individual, me planteé hacer mi tesina, no tuve claro en un primer momento cuál sería el tema en el que profundizaría, ni qué aspectos explorar. Por ello al terminar este recorrido de 3 años, me di un tiempo para reflexionar acerca de lo vivido y aprendido a lo largo de este período.Durante los anos de Formación y los inmediatamente anteriores, mi proceso personal me llevó hasta rincones escondidos de mí misma; esto me permitió observar e ir soltando cosas de mi vida que no me ayudaban, entender mejor mis sentimientos y emociones, y cambiar de manera real mi relación conmigo misma, y en consecuencia con el mundo exterior. Seguir el camino de la Biogestalt me ha permitido y me permite ir deshaciéndome del lastre de tristeza, responsabilidades autoimpuestas y sentimientos de culpabilidad que tantas veces me han invadido, y se han manifestado en muchas ocasiones como impedimentos para poder llegar a entenderme y sentirme feliz. Al hacer esta reflexión de lo vivido durante esos tres anos, sabía que el proceso personal que había experimentado era el más rico y provechoso de mi vida, y que estaba  dispuesta a emplear el resto de ella a seguir en este camino del Autoconocimiento. Sin embargo, existía una necesidad en mí de ahondar en determinados aspectos de mi aprendizaje de esta Formación, tanto a nivel personal como práctico y teórico. Necesitaba profundizar en la comprensión de la Terapia Biogestalt, en la simbiosis de doctrinas que supone, en el equilibrio del proceso que había vivido y el hilo invisible que une cada ejercicio, cada ensenanza, cada vivencia. Además, sentí la necesidad de bucear y comprender mi interés en ser terapeuta, pudiendo aprovechar también este trabajo como preparación para esta labor que comienzo a ejercer. Quería alcanzar una mayor asimilación e integración de lo aprendido y lo vivido, y adquirir una base teórica y personal más profunda, así como un enfoque más didáctico hacia algunos aspectos de la Terapia Biogestalt, tanto a nivel personal como en el rol de terapeuta. Es por entonces cuando nace la idea de esta Tesina, tanto de una necesidad como de una ilusión de profundizar en un sueno: el sueno de poder dedicarme profesional y personalmente a poner en práctica esta corriente multidisciplinar única, que hace evolucionar día a día a tantas personas, siguiendo el camino de la autoobservación y el autoconocimiento: la Terapia Biogestalt, creada por el Dr. Antonio Asín. La inquietud de enfocar mi vida a algún fin con un componente más social es algo que, a pesar de no haber sido identificado de una manera clara, siempre ha estado ahí de una u otra manera. Tal vez por miedo, por falta de autoconocimiento o por ambas cosas, es ahora cuando me he encaminado en mi deseo esencial y profundo de dedicarme a una maravillosa tarea: con esta terapia que sé que cambia vidas, ya que yo misma lo he experimentado en el rol de paciente, y con la realización personal y el aprendizaje diario que la práctica de la labor del terapeuta supone. Este oficio, como sabemos, no sólo ayuda en el crecimiento del paciente, sino que implica un proceso de continuo crecimiento personal para el terapeuta.  En estos 3 anos, la experiencia de todo lo vivido, es lo que compone la base principal de lo que luego será la función de terapeuta: la certeza y la confianza de que el proceso realmente funciona. Este convencimiento no proviene de un marco teórico, o de la observación de otros, ni de teorías aprendidas: viene de la vivencia y transformación personal del propio terapeuta, que gran parte de su formación se encuentra en el rol de paciente, tornándose por tanto en protagonista de su propio aprendizaje. La consciencia de compartir algo que a una persona le ha cambiado profundamente es lo que hace que pueda transmitir a la otra persona que la sanación es posible, que el proceso es totalmente transformador y que realmente merece la pena deshacerse del sufrimiento. De todo esto se compone, por tanto, la idea y la esencia de esta Tesina: del deseo sereno y profundo de aprender y seguir completando mi aprendizaje para este trabajo tan necesario y útil, así como de buscar y entender mi propia motivación hacia él, pudiendo así realizarlo de la manera más honesta y de acuerdo con los valores que la Escuela Biogestáltica hace posible. Para terminar, quiero situarme en el mismo punto donde comencé mi camino: dándome cuenta de la importancia y la acertada simbiosis que supone la Terapia Biogestalt, con su propuesta de combinar el conocimiento con actitud, Occidente y Oriente, intelecto con cuerpo y emoción. Distinguiendo lo superficial de lo profundo, nuestra verdad de nuestras autojustificaciones. Separando carácter y personalidad, neurosis y salud, virtud y pasión, mediante una unión única de Tradición y Saber: es esta delicada armonía en equilibrio la que hace tan valiosa y excepcional la Terapia Biogestalt, y consigue que el proceso sea inigualable y profundamente eficaz.